Tengo alergia

tu portal especializado en alergia

Noticias

Novedades y actualidad sobre la enfermedad alérgica.

Asma: Cómo prevenir los ataques

Es la enfermedad crónica más prevalente en España y un buen control de los síntomas y del tratamiento a seguir ayuda no sólo a evitar las crisis asmáticas, sino a mantener una óptima calidad de vida.

Fuente: Pronto

Se calcula que en nuestro país hay tres millones de personas con asma (sobre todo, niños), aunque no todas se ven afectadas por igual. Sin embargo, los expertos coinciden en que entre el 6o%y el 70% de pacientes tienen un mal control de la enfermedad, lo que deriva en crisis más frecuentes y un empeoramiento de los síntomas. Aunque el asma no se cura, sí se puede controlar con eficacia para reducir y prevenir los molestos e incapacitantes episodios asmáticos.

Te contamos cómo

Este primer paso implica saber distinguir los síntomas habituales y anticipar las situaciones, acciones u objetos que pueden provocar una crisis. Los signos más visibles.

Durante un ataque de asma, las vías respiratorias de los pulmones se irritan e inflaman, lo que provoca dificultad para respirar, sensación de ahogo y falta de aire, tos persistente y muy molesta, presión y pitidos en el pecho, nariz taponada, picor en la garganta, etc. Al notar estos síntomas, hay que procurar no ponerse nervioso, ya que esto los agrava sustancialmente.

Desencadenantes que la provocan: Entre ellos se encuentran componentes que irritan las vías respiratorias o que pueden crear alergias como el polen, los ácaros, el pelo de los animales, el humo del tabaco, la contaminación, los espráis, numerosos productos de limpieza, etc. Algunos virus respiratorios como la gripe o el rinovirus (culpable de los resfriados) también pueden desencadenar reacciones adversas que nos lleven al estallido de un episodio asmático. Los síntomas del asma se pueden reducir mucho siguiendo una serie de recomendaciones que nos mantengan alejados de aquello que los provoca.

  • Procura que tu casa esté libre de polvo, aspira todos los días y evita la acumulación de objetos, moquetas, alfombras y elementos donde se amontonan los ácaros. Para la limpieza del hogar, usa productos no irritantes y que no contengan fragancias. En épocas de polinización, ventila la casa a media mañana (cuando hay menos concentración de polen), no seques la ropa en el exterior, evita ir a parques y jardines, y cierra las ventanillas cuando viajes en coche. Usa colchones y fundas antiácaros y aléjate de los alérgenos. Lo conseguirás manteniendo tu casa libre de ácaros y usando productos de limpieza no agresivos.

Al habla con la doctora María José Peiró, especialista en Medicina Familiar

¿Existen fármacos que puedan desarrollar esta enfermedad?

Los asmáticos deben tener cuidado con la aspirina y con los antiinflamatorios, ya que les puede desencadenar una crisis, y con los betabloqueantes para la tensión arterial, como el atenolol, propanolol o bisoprolol.

¿Qué tratamientos se pautan para el asma?

Broncodilatadores como el salbutamol para aliviar los síntomas y, si es necesario, se añadirán corticoides inhalados, como la budesonida o fluticasona, o broncodilatadores de larga duración como el formoterol, dependiendo de la respuesta del paciente y de la gravedad de los síntomas. Los antileucotrienos como el tiotropio se prescribirán si el asma no se controla con los fármacos anteriores.

¿Qué ocurre cuando un paciente no lo sigue correctamente?

Si no se realiza bien el tratamiento, se pueden desencadenar crisis asmáticas frecuentes, que alteran mucho la calidad de vida y pueden llegar a poner en peligro la vida.

Los casos de asma se duplican durante la infancia, cuando suele desarrollarse el trastorno, y la contaminación origina cerca del 33% de ellos.

  • Utilizar filtros antialérgenos en el aire acondicionado de casa y del coche. Evita los ambientes húmedos y arregla posibles escapes o manchas de humedad, en las que es fácil que se acaben formando colonias de hongos.

Aléjate todo lo que te sea posible de la contaminación atmosférica y urbana, ya que diversos estudios biológicos están demostrando que puede provocar una parte de los casos de asma.

Desde la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), indican que los contaminantes ambientales pueden actuar agravando la enfermedad o bien siendo la causa de la misma.

  • Elude el humo del tabaco, sobre todo en el interior de casa. Si fumas, plantéate en serio abandonar el hábito, ya que, al ser muy irritante para las vías respiratorias, es uno de los desencadenantes más comunes de las crisis asmáticas e influye en seguir el tratamiento de forma correcta.

La mayoría de casos de asma se agravan porque los pacientes no siguen el tratamiento prescrito por el especialista y se limitan a usar un inhalador cuando les sobreviene una crisis.

  • Realizar controles rutinarios de la enfermedad y seguir a rajatabla las órdenes del facultativo ayuda notablemente a espaciar los ataques y a conseguir una buena calidad de vida.
  • Mantente en un peso saludable. El sobrepeso y la obesidad agravan el asma y vuelven más ineficaces los tratamientos, complicando la evolución de la enfermedad. Es fundamental seguir una dieta sana y equilibrada para mantenerla a raya. Vacúnate.

Al contraer el virus de la gripe, el asma empeora y la vacuna puede proteger a las personas que tienen trastornos crónicos del sistema pulmonar.

  • Conserva los alimentos en recipientes cerrados y mantén la cocina siempre limpia y recogida. Si tienes animales, procura que no entren en tu habitación y haz que otra persona lave y cepille a tu mascota una vez a la semana.

El estrés puede originar asma y empeora las crisis, estar sometido a momentos de nervios y tensión o padecer conflictos emocionales puede hacer que las personas con cierta predisposición genética desarrollen asma, algo que aumenta con la edad, ya que el estrés juega un papel importante en la mitad de los casos de inicio tardío, a partir de los 45 años. Por otro lado, ponerse nervioso cuando sobreviene un ataque empeora los síntomas y potencia la sensación de angustia y ahogo.

La dieta es clave para disminuir el riesgo en reciente trabajo publicado en la revista científica «European Respiratory Journal» confirma que llevar una alimentación saludable reduce en un 30% el riesgo de sufrir asma y en un 60% la posibilidad de tener síntomas mal controlados. Hay que aumentar la ingesta de alimentos ricos en hierro y vitamina C, ya que este nutriente puede llegar a tener un efecto protector contra esta patología.  No tomar la medicación agrava los síntomas, el asma es una enfermedad crónica, por lo que, a no ser que tu médico te indique lo contrario, deberás medicarte siempre. Toma todos los días el tratamiento que te hayan pautado, incluso aunque no sufras síntomas, y respeta la dosis, frecuencia y duración indicadas. Es la mejor manera de controlar tu asma y disfrutar de una buena calidad de vida.

El ejercicio físico ayuda a mantenerlo controlado practicar deporte no es incompatible con el asma, al contrario, es muy necesario, si los síntomas están bien controlados, para mejorar la resistencia respiratoria. Los especialistas indican que hacer ejercicio incrementa la tolerancia al ahogo de las personas asmáticas, que adquieren una resistencia física y respiratoria muy beneficiosa para esta problemática.

06 Abr 2020 Tengoalergia 0 comentarios

Comparte esta noticia:

Noticias

¿Por qué se producen alergias alimentarias a través de la leche materna?

El niño incorpora nutrientes de los alimentos que toma la madre a través de la leche materna, pero también puede ocurrir que su sistema defensivo actúe sobre ellos si le generan irritación intestinal Sigue leyendo

Leer más

La alergia alimentaria crece en los escolares

Casi uno de cada diez niños en España sufre algún tipo de alergia alimentaria. Sigue leyendo

Leer más

A la presión, al sol, al agua… ¿Cuáles son las alergias más raras del mundo?

Algunas ponen la vida a prueba con productos que son casi imposibles de evitar
Aunque extrañas, estas alergias afectan a una parte del mundo Sigue leyendo

Leer más

¿Por qué hay cada vez más asmáticos?

Las alergias y la contaminación disparan los casos de una enfermedad que ya afecta a tres millones de españoles Sigue leyendo

Leer más

Reacciones alérgicas: tipos y síntomas

Las reacciones alérgicas pueden ser leves, moderadas o graves. En algunos casos ponen en riesgo la vida, bajo la forma de anafilaxia. Te explicamos qué es un alérgenos y qué tipos de efectos pueden tener en el cuerpo. Sigue leyendo

Leer más

El asma y las alergias alimentarias aumentan el riesgo de síndrome del intestino irritable

Un estudio relaciona el asma y las alergias alimentarias a los 12 años con el posterior desarrollo de síndrome del intestino irritable a los 16. Esto podría abrir la puerta al desarrollo de tratamientos para este trastorno digestivo. Sigue leyendo

Leer más